TRES AÑOS INTENSOS POR SUSANA ROBLES

By noviembre 2, 2015Blog

He tenido el enorme placer de conocer a Susana en Delhi, gracias por compartir con todos nosotros tu experiencia en India.

Muchas suerte en tu nueva aventura …espero verte pronto aquí o allí. Un placer. Os dejo a continuación con el post de Susana.

6

“He pasado tres años en India. Tres años muy buenos y, sobre todo, muy intensos. Porque así es como veo yo a India: instensa. Vivir allí es una montaña rusa: hay días en los que disfrutas con ganas, con lo exótico del país, con el llamado choque cultural, con la singularidad del día a día. Y hay otros días en los que cuesta todo y mucho; cuesta salir a la calle, cuesta enfrentarse con humor al tráfico y el ruido. Sencillamente cuesta.

Cuando la gente me pregunta cómo es la experiencia de vivir allí, empiezo diciendo que India no es una cultura diferente, es simplemente otro planeta. La adaptación lleva más tiempo de lo habitual, y lo digo por experiencia. Uno no empieza a sentirse cómodo hasta pasado un tiempo más bien largo. India es díficil, es caótica, es ¡increíble! (tal y como la venden) y ese es su encanto. Y al mismo tiempo su pequeña “condena” porque  quiere decir que a veces las cosas no salen a la primera, ni siquiera las que en apariencia son más sencillas.

En cualquier parte del mundo, buscar casa siempre es una aventurilla (mitad aventura, mitad pesadilla); y aquí, a pesar de que las zonas en las que suele vivir todo el mundo están más acotadas, las sorpresas a la hora de alquilar un piso son infinitas, y añadiría que inauditas. Siempre es más fácil si alguien que conoce la zona, las artimañas de los caseros indios y sobre todo qué esperar o no de una casa te echa una mano para que encuentres tu espacio . Y si encima lo hace en tu mismo idioma, es una preocupación menos. Un lujo.

Y hablando de lujos, viajar por India es un auténtico placer. Es ver lugares que no existen en ningún otro sitio, es descubrir rincones que apenas se conocen fuera de sus fronteras. Pero ocurre tres cuartos de lo mismo: los trenes, las compañías aéreas y los hoteles levantan unos cuantos quebraderos de cabeza, son imprevisibles, por lo que si no te ayuda alguien que sepa, puede ser agotador. La experiencia es un grado, aquí más que en ninguna otra parte.

Por eso desde la distancia, creo ahora más firmemente que nunca que contar con un apoyo al llegar al país resulta casi igual de importante que llevarse en la maleta un medicamento “anti-Delhi belly”. Uno aterriza en el aeropuerto y se convierte en NOVATO con mayúsculas porque, por muchos países que conozcas o por muchas mudanzas que haya tenido, no hay nada que se pueda parecer a India. India no se para. Nunca. Y a veces su ritmo abruma.

Así que aquellos que tengan la suerte de visitar Increible India, que tan solo se preocupen por tener la cámara de fotos cargada y bailar al ritmo indio. Olga y Ion (in2Light) se encargan de todo, sin “meter un ruido”, para que los que llegan desconfiando del país encuentren pronto su sitio y para que los viajeros que la visitan midiendo las distancias se marchen con muy buen sabor de boca, y no sólo por el curry.”

4

Leave a Reply