¿ TE ATREVES? Por Zuriñe Ruiz Olmos

By mayo 20, 2016Blog

“Chelo, Chelo!” – Vamos, Vamos!

Madre mía, acordarse ahora de lo que viví durante dos años en “Mother India”. No es fácil, y mucho menos explicar a la gente cuando te pregunta “¿Y qué tal es? “, y yo contesto… – “Es, es… en una palabra… SUBJETIVA”. Y porqué respondo esto, porque algunos te dirán que no pueden con ella, otros que es llevadera pero con sus más y sus menos, otros enamorados y fascinados, tanto, que se envuelven en sus vestimentas y forma de vida. Muchas maneras subjetivas de contarla y vivirla.

Es DIFERENTE. Por más que quieras hacerte a la idea de lo que puede ser, o no ser, o será, nunca dejará de sorprendente. Si has pensado en lo más extremo, olvídalo, te sorprende igualmente. Mejor no hacerse idea alguna. Ir entregándose a ella poco a poco creo yo que es lo mejor. En pequeñas dosis, pero entendiendo y captando el día a día. Nunca estarás preparada para lo que te ofrece, y solo tú podrás saber si en realidad te convence, o no.

Es SABOR. Sabor por su gastronomía. Abundantes salsas que puedes acompañar con pollo, y sobretodo pollo (jaja), y sus roti y nan para untar. Sus dulces, que nunca faltan en cualquier visita en casa ajena. Su té, el chai, en los puestos de las calles y en sus casas. Y sus muchas otras comidas, que al de un tiempo, por más que te gusten (y que toleres su sabor, y su picante, esto último también subjetivo claro) te llegan a saber todas por igual, pero no dejas de comerlas de vez en cuando, irónico pero cierto. Grande la cantina universitaria, que grandes domingos gastronómicos ahí!.

Es RITMO. Su ritmo eso sí. Que quieres algo, pero que no te lo traen como pensabas, pues vuelta a empezar. Que parecía estar claro, y al día siguiente parece que ni se acuerda de lo hablado, pues vuelta empezar. Que has acordado algo, pero que luego se sale acordando de nuevo… pues vuelta a empezar también. Dos opciones, tomártelo con humor, o morir en el intento. Pero es como ellos funcionan, y eso no se les puede reprochar. Se aprende y se enseña mutuamente entre culturas, si se quiere.

Es su GENTE. Llena de vida, que nunca te dirá un “no” aunque sea evidente. Siempre con una sonrisa en la cara, como si nada más importase. A veces imposible enfadarse con ellos, ya que parecen tan inocentes, algunos, que hasta te ríes de la situación. Es como vivir momentos algo surrealistas, pero que acaban siendo reales de alguna manera.

Es CANSINO. Pero porque el país es lo que es: ruidoso, sucio, lleno de gente, alocado en sus calles y sin organizar. Un reto a mi forma de ver, siempre tan fácil todo… hay que ver como lo afronta uno mismo eso si.

Es IDIOMA. Palabras sueltas que acabas aprendiendo y forman parte de tu día a día como “Acha… “, “Bhaiyya!”, “Kitne ka hai?” , “Hindi…tóra, tóra…”, “Chelo, Chelo!”, “Bas”, “Anji? bhol ó bholo”, “Nei”, “Theek hai”, “Pa-a- nee”, entre otras. Y respuestas como “Yes Sir…” o “Ok mam…”.

Es CLIMA. Sus máximas de 45-50 grados en verano, si así es. Que es la fase dura, pero no imposible de sobrellevar. Como olvidar esos momentos AC! – aire acondicionado en inglés -. Anécdotas para conseguir uno de esos cacharros, o sólo para tenerlo en marcha dudando si funcionará en momentos críticos. También, el mes invernal, uno, diciembre. Mínimas de 0-5 grados. Y lo gracioso es que se empieza a notarse la estación por la tendencia de los jerseys-chaleco coloridos de los indios, una curiosa pasarela, y sus fogatillas improvisadas en plazas. Y como no, los conductores de ricksaw con sus bufandas en la cabeza, que no en el cuello, pero eso si, en chanclas.

Es VIAJE. El país te ofrece: montañas, desiertos, ciudades, pueblos y costa, además de una zona de islas, casi situadas en el país vecino tailandés. Y en general India son horas de viaje, por supuesto. Y esas también son importantes, porque en ellas surgen momentos peculiares y de todo tipo.

Y más “ES” que podría comentar, pero acabo con…

Es AMISTAD. Amistades locales, mis compañeros de trabajo, como olvidarlos. Y no locales, como la que hice al de unos meses de llegar a Delhi. Conocer a Olga primero, y después a Ion. Como unos hermanos para mi allí. Me ayudaron, me enseñaron, me orientaron, me ALIMENTARON 😉 en sus comidas de sábado como si fuera a casa de mi madre a recuperar fuerzas, y además viajamos y colaboramos entre nosotros.

IN2LIGHT, Olga e Ion que Ion y Olga, son más que recomendables, y más aún, porque yo personalmente tengo mucho que agradecerles. Ahí les dejé con el proyecto recién empezado, y éste empezaba por una buena razón: a ellos les gusta el país, ellos saben que el país es lo que es y qué ofrece. Estarás en buenas manos, para cualquier viaje, necesidad, trámite,búsqueda o consejo, sin duda alguna. Ahora la primera pregunta que has de hacerte a ti mismo es… ¿Te atreves?.[:]

Leave a Reply