India es de valientes por Pedro Sinues (un valiente)

By septiembre 22, 2016Blog

Con India no se puede generalizar. No se puede utilizar una experiencia en cualquier otro país y extrapolarla a la vivencia que supone vivir en India. India hay que estudiarla, analizarla dede el punto de vista de aquel que ha pasado una temporada, trabajando, viajando o realizando cualquier otra actividad en el país. No se puede explicar, sólo se puede vivir. No se puede entender, sólo ser puede vivir. Ni siquiera se puede querer, viviendola.

No soy de los que define India así o asá pero si hay que hacerlo me gusta definirlo como un país tan fascinante como incompresible a ojos de cualquier persona occidental u oriental, sureño o norteño. Y es esa falta de respuestas a las más nimias de las cosas lo que trastoca tus razonamientos porque la razón es algo que puede tomar muchas formas y en India esas formas tiende a infinito.

India es de valientes. No digo que el que no conozca India no sea valiente ni que el que haya estado en India sea un valiente pero India es de valientes. He visto pasar a mucha gente, de mis misma nacionalidad, de otros continentes, de otras grupos raciales, de muchas edades y los únicos que han salido reforzados han sido los valientes. Aquellos que aceptan las circunstancias tal y como son y tratan de adaptarse a noches con temperaturas derretidoras sin ningún aliado acondicionado, a días sin agua, a infecciones gastrointestinales, a una contaminación alarmante, a eternas jornadas atascado en el tráfico como atascado te puedes sentir al caerte la lluvia monzónica, a picaduras de dengue,… India es y será siempre lo que es y sólo aquellos que se han enfrentado a estas situaciones con el positivismo y la normalidad como lo hacen los propios indios, son aquellos que han triunfado. Hay que ser más indio que Gandhi (entiendaseme bien) . Por contra he visto a personas que comparaban otros estándares personales y profesionales con los que se viven en India. En la comparación se cae en el error de posicionar las cosas en el bien o el mal cuando lo único que hay que cabe es el “same same but different” que diría el primer indio al que le contases como se vive en una ciudad culquiera de otro lugar.

India te atrapa en un torbellino de experiencias y aventuras que mejor vivirla acompañado porque como decía antes, por mucho que lo trates de explicarlo, nadie que haya estado en es mismo lugar lo podría comprender. Dormir en un campamento en Rishikesh sin conexión eléctrica, helarte de frío en un tren camino del desierto del Rajastan porque eres un primo y crees que en el desierto sólo puede hacer calor, tirarte a un autobús que te lleve al Himalaya, desayunar con monjes budistas que se intercambian fotos con un iphone, pasear sorteando a los ricksheros en Kolkata, hacer surf en Mahabalipuram, perder un avión por no salir 6 horas antes de una reunión en Mumbai,… mejor acompañado. Como decía Antonio Vega, “en un mundo descomunal siento mi fragilidad” como se ve y se siente la fragilidad de las campesinas que pasean los campos de nadie camino al Taj Mahal, los tullidos en los semáforos de Delhi, los niños descalzos más desnudos que vestidos bañándose en cualquier río,…

Escuchar lo anterior puede tirarte para atrás o empujarte a venir a India. Tanto para una cosa como para la otra contar con el apoyo de in2Light es primordial. Te ayudan adaptarte con un servicio totalmente personalizado teniendo en cuenta que todo por lo que te toca vivir, tanto Olga como Ion ya lo han vivido nivel experto. Si vienes con todas las ganas, son el apoyo adecuado para satisfacer de forma individualizada todas tus inquietudes sobre el país nivel experto y nivel pasional porque todo lo que hacen en India lo hacen con una pasión que en seguida te atrapará y seguro que contagiará.

Si vas a viajar a India o vas a trabajar en India, contacta con In2light, si puede ser, antes de aterrizar en el país y luego me contáis. Quien avisa no es traidor :).

[:]

Leave a Reply